PAISAJES LIMEÑOS

Por Felipe López Mendoza

Diario La Calle, Ayacucho11.03.2009

apu

E

n este fin de verano 2009 la capital respira y transpira no tanto el calor del sol, sino ese bochorno típico de las grandes ciudades producido por gases de motores, pistas y muros de  cemento recalentados. A lo cual hay que agregar la transpiración de cuerpos y mentes de transeúntes estresados por el ruido permanente del caos vehicular y por la necesidad de sobrevivir en un país “que avanza”.

Siendo imposible escapar a esta realidad, hay que buscar algunas islas donde respirar aires más benévolos o escuchar un poco de silencio. De los variados remansos que deben de existir en la urbe limeña, comparto con ustedes algunos donde he podido refugiarme con placer:

EXPOSICIÓN FOTOGRÁFICA “APU” de Rodrigo Otero. Conmovedoras imágenes de la inmensidad y presencia de las majestuosas montañas que nos rodean: los APUS de Ancash, Huancavelica, Ayacucho o Cusco. La técnica de juntar varios pedazos de fotografías para mostrar una sola montaña, las hace más verídicas y menos decorativas o bonitas fotos de paisajes. Consigue hacer respirar la fuerza de la naturaleza. (Sala Luís Miró Quesada. Detrás de la Municipalidad de Miraflores. Hasta el 15 de marzo).

CENTRO CULTURAL DE LA UNIV. SAN MARCOS. Varios patios acogedores donde aislarse del mundanal ruido del centro de Lima. Espacios que hasta hoy invitan a la reflexión, a la creación, haciéndonos comprender porqué en estos recintos se gestaron tantos escritores.

Esta Casona acoge “Producto Peruano”, exposición de pinturas y otros objetos de una potencia perturbadora de nuestro paisano Fredy HUAMAN. Sus pinceladas fuertes, que giran alrededor de verdaderas wawas de todos santos representando cabezas de nuestros difuntos y desaparecidos, retratan lo que el poder oficial de hoy no desea ver “ni en museo”.

terraceJARDINES Y AMBIENTES DEL “HOTEL ESPAÑA”. Igualmente en el centro i cercana a una de las avenidas limeñas más ruidosas y caóticas donde las máquinas aplastan a la fragilidad humana, se encuentran unas acogedoras e inmensas paredes de plantas y flores delicadas. Sus ramas cual cabellos verdes colgando inclusive hacia la calle, pareciera que quisieran susurrar al apurado transeúnte o chofer sudoroso, que la belleza y fuerza de la naturaleza perviven para compartir con los seres aun sensibles, su serenidad y victoria sobre la simple utilidad del cemento.

Gracias al esfuerzo de sus propietarios: Raquel, que contribuye así a mantener transitable el puente entre su país vasco español con estas tierras aun inhóspitas, y Manuel Chávez, paisano nuestro, el “Hotel España” ofrece a sus huéspedes, ambientes dignos de escenarios de películas donde se cultiva la belleza. A lo cual son muy sensibles los innumerables visitantes de Australia, Lituana, Polonia o Brasil, quienes circulan cual actores de ciencia ficción.

PERIODISMO BAJO TERROR. Ayacucho en tiempo de guerra. Estando divorciado de esa ventana o hueco rectangular llamado televisión por donde entran mayormente malos aires, pude leer casi íntegramente este libro de la noruega Aase HJELDE, catedrática de Periodismo que desde 1985 realiza investigaciones en el Perú. Libro publicado por la Univ. de San Marcos que nos hace comprender mejor la naturaleza del trabajo de los periodistas ayacuchanos en medio de la guerra que se vivió mas intensamente aquí. A leer necesariamente por todos los profesionales de la información. (Hoja de Ruta, suplemento cultural  del diario La Calle, les ofrecerá en su próximo número, la introducción del libro).periodismo_bajo_terror