SEMANA SANTA:  TORRES  MODERNAS   PARA  NUEVOS  DIOSES

(Diario La Calle 18.04.06)   

foto:Retrato de familia campesina de B.Alejos Ayacucho-1940.

retrato_de_familia_campesinaAyacucho en estos últimos años de gracia está pasando por otro tipo de guerra. Si el término guerra parece fuerte digamos entonces que está viviendo una confrontación entre dos mundos, dos épocas, dos tradiciones, dos culturas… El Ayacucho de tradiciones e imágenes ancestrales, de ciudad tranquila con una población en armonía al medio y tamaño de sus calles y arquitecturas. Con rituales, festividades, ceremonias coherentes entre sus creencias religiosas y formas de expresión (pensamos a las procesiones, a la víspera de Pascua, ferias…) etc.

Este Ayacucho del “pasado” frente al Ayacucho que recibe en pleno rostro tradicional, la modernidad que ha invadido no solo sus calles con semáforos y trafico cada vez mayor, ocupando todo vacío que exista en la ciudad, (sobre todo si encuentra poca resistencia o limitaciones) Modernidad que invade también mentes y comportamientos, creando “nuevas tradiciones” o símbolos. En un proceso socio-económico probablemente irreversible, pero que puede ir corrigiéndose o encausándolo en beneficio prioritario de su población. Y no solamente pensando en los sacralizados turistas y ofrecerles la Plaza Mayor como bar, pista de baile y baño…

En este sentido, lo remarcable en la Semana Santa de este año ha sido probablemente la “erección” de nuevas torres en plena Plaza Mayor, me refiero a las dos botellas gigantes en plástico (1) Cierto, han estado apenas un día, pero estuvieron ahí, mas altas que la CATEDRAL, dominando el otrora llamado Parque Sucre y presidiendo el negocio o ritual de consumo de bebidas, que no es nuevo, pero hoy masificados. Las botellas estuvieron ahí, cual torres de templos modernos de dioses nuevos: la SOCIEDAD DE CONSUMO y sus nuevos objetos “sagrados” a beber o recibir, cual modernos vinos u hostias acordes a la mundialización reinante.

Estas torres tuvieron también sus pequeñas “capillas”, carpas con marcas y logos bien visibles de otras bebidas. Capillas que estuvieron casi al frente de la Catedral. Catedral que sirvió apenas como fondo decorativo para una fiesta pagana de toda una noche, obligada de terminar de mala gana debido a la mayor procesión de esta semana.

No pretendemos criticar simplemente lo que no nos agradaría de una compleja y multitudinaria festividad que se extiende por varios días. Donde está en juego (serio), miles de visitantes, la seguridad de miles de creyentes y curiosos apiñados en los portales o calles; el sistema privado de transporte interprovincial que eleva en un 100% el precio de sus pasajes, etc.

Apenas intentamos revelar actuales comportamientos, rituales o símbolos que devendrán las nuevas tradiciones del S.XXI. Estamos en plena evolución (la ciudad y sus habitantes), del Ayacucho tradicional al Ayacucho “moderno” Es aun tiempo para corregir ciertos excesos o deformaciones en medio de una semana aun llamada,  SANTA.

(1) ERECCIÓN (lat. erectionem). Acción y efecto de levantar, levantarse, enderezarse o poner rígida una cosa. © El Pequeño Larousse Interactivo, 2000